Postal

 
     Intención Vocacional Febrero 2010

    Que el Señor nos conceda sacerdotes santos, determinados a serlo en el aquí y ahora.
 
       Palabras del Beato Manuel Domingo y Sol


    No basta adquirir los conocimientos. Esto es necesario, es ‘conditio sine qua non’, si podemos decirlo así, más no es lo esencial. Supuesta vuestra vocación, si sois llamados al sacerdocio, debéis ser santos... Si no tuvieseis ánimo de ser santos, os lo suplicaría, no queráis ser sacerdotes… seríais unos infelices.
¿Qué os diré, pues? Una sola cosa: que seáis santos. Al deciros esta palabra, no creáis que es un nombre hueco -por decirlo así-, sino un nombre real: debéis ser santos y proponeros serlo. Vosotros sois llamados ‘a una santidad heroica’. ¿Qué digo? Nosotros somos llamados no sólo a la santidad, sino a un estado permanente de santidad. El estado religioso es el estado para caminar a la santidad; pero para el sacerdocio es preciso ‘ser santos ya’, y caminar sin parar y producir frutos de santidad.