Postal


 
     Intención Vocacional Noviembre 2010

    Muchos sacerdotes sufren el aislamiento, la depresión, la angustia, para que encuentren acompañamiento y tratamientos adecuados.
 
       Palabras del Beato Manuel Domingo y Sol


    
No olvides que la tristeza es el mal más grave para el alma después del pecado, y el que obedece cumple la voluntad de Dios, y el que la cumple ya no puede tener motivo de tribulación. Es lo único que ambiciono en nuestros Operarios: que tengan alegría espiritual que es la salsa de un buen apostolado. Con cinco minutos de pensar en la eternidad y una visita a Jesús Sacramentado, desaparecen todas las melancolías.