Sal





    Sólo Tú, mi Señor, eres mi Dueño,

sólo a Ti tengo amarrada mi vida,

Tú sabrás, Señor, lo que me pides,

haz que pueda entenderlo y que te siga.

    Te doy gracias, mi Señor, por tu regalo,

don que me hace gozar de tyus delicias.

Tengo puesta mi confianza en Ti

y siento a raudales que me mimas.

***

    Escribe sobre mí tu nombre, Señor mío,

y haz que yo recuerde con gozo tu alianza,

aquel amor sellado en el principio

que al servicio y la entrega lleva al alma.

    Tú eres mi Dios, y toda mi existencia

contigo quiero gozosa desgranarla,

amor primero y único en mi vida,

tan solo para Ti mi ser hoy canta.

Maricruz Muñoz