Tú me llamas





   
Tú llamas a mi puerta

y no respondo;

a platicarme vienes,

y no te oigo.

    Te apartas de mi vera,

y se desmaya

mi vida al contemplarse

tan desolada...

    ¿Qué misterio arcano,

mi dulce Dueño,

nos separa a los dos

en este sueño?

    Tú me vienes a ver,

y yo me oculto;

y anublas tu belleza

cuando te busco...

Manuel Pérez Gil