Voy a pasar la vida





    Voy a pasar la vida

más o menos inútil,

más o menos poeta.

No habré tenido un hijo.

No habré sido magnate ni gerente de lucros,

ni albañil o mecánico.

Habré plantado unos contados árboles

y habré escrito unos libros, muchas cartas,

hojas hijos al viento.

    Procura que la Gracia y la Ternura

llenen de vino nuevo...

tu ánfora de barro.

Dios mide a su manera la eficacia.

Ama a todos los hijos de los hombres.

Di tus palabras como las semillas

que mueren pero brotan.

Haz de tu corazón célibe solo

un ambulante hogar desatrancado,

una lona de circo bullanguero.

Deja las digitales de tus pies peregrinos

como besos en llama solidaria

sobre la carne de la Madre Tierra.

Posa tus ojos, tibios ya de ocaso,

como lumbres de aceite, acurrucadas

en la vigilia universal del Tiempo.

Casaldáliga