JUNIO 2007                                          

La familia está llamada a ser Iglesia doméstica. Para que aprendamos en nuestras familias a madurar, a proyectar, a vivir en la fe.

 

   

volver