Marzo, 2008

       

               

                Hay seminarios que no tienen formadores. Suscita en el corazón de los sacerdotes,

                por intercesión de san José, el deseo de entregarse a la formación de los futuros presbíteros.