Abril, 2008

       

             En muchos lugares los sacerdotes sufren persecución.

                 Consuela a los que sufren y anima a muchos jóvenes

                 a entregarse como Cristo en la cruz, al servicio de la comunión.