Junio, 2008

       

             Hay sacerdotes fatigados y desanimados.

               Abre tu Corazón, Señor Jesús, para que encuentren en él, paz y descanso.