Julio, 2008

       

            

              Los jóvenes siguen buscando la felicidad a cualquier precio.

              Invita a muchos a ser sacerdotes al servicio de los jóvenes

              para sembrar en sus vidas el Evangelio del Señor.