Octubre, 2008

                    Muchos jóvenes encuentran en el celibato ministerial un obstáculo para seguirte.

                    Promueve en ellos un corazón grande, lleno de ternura y misericordia

                    para que su entrega en el sacerdocio sea signo de felicidad y gozo en tu Iglesia.