Diciembre, 2008

               

                Hay familias que se oponen a la vocación sacerdotal de sus hijos.

                Impulsa, Señor, en las familias el convencimiento de la felicidad como servicio

                    y el deseo de tener un hijo sacerdote.