Febrero 2018




VIGÍA

Un agricultor indio mira su cultivo de arroz desde una plataforma,
en el distrito de Morigaon (India)
(23/01/2018 EFE)

   El ser humano funciona diferente de una máquina. Es obvio a simple vista pero no lo es en algunos contenidos de nuestra cultura. A saber: la perfección que logran algunas máquinas a semejanza del ser humano, les hacen a algunos entrar en la creencia que es posible confiar más en las máquinas que en nosotros… Se va extendiendo la idea que el ser humano no es fiable.

   Pero claro, no dispone de los botones básicos de la máquina: interruptor, avance, retroceso y stop. Es otra cosa.

   El ser humano necesita ser acompañado en su trayectoria vital. No es una máquina en sí misma con botones. En algunas etapas es el grupo el que les dota del acompañante y en otras es la misma persona quien elige acompañar y ser acompañado.

   Fijaos hasta donde me ha llevado la foto del vigía del arroz. Es su siembra, su trabajo y su futuro. Bajo el altillo donde observa detenidamente, tiene una cerca con el vivero. Luego, se extienden los campos sabiamente anegados para que la semilla se deshaga y produzca más fruto.

   Vocación a la vigilancia que acompaña. Los adolescentes con más conflictos de relación y respeto social son aquellos que no tuvieron cerca alguien que les indicara por cuál puerta han de salir y entrar. Vocación a la compañía que nos orienta. Esto nos hace fiables.

Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

De la realidad de lo que nos rodea, vienen las llamadas de Dios.
Son unos estupendos intermediarios porque de pronto me comprometen en una necesidad, pero luego me van transformando en lo mejor de mi mismo y, por fin, se van haciendo trasparentes hasta el punto que descubrimos de donde viene la voz que habíamos escuchado.
Las fotos nos acercan a la realidad y de ahí hay un paso a entender que me llaman a algo más que a mirar y observar la realidad.
      Aquí tenéis
FOTOVOC, la llamada que me viene de la fotografía. Cada mes nos encontraremos con una fotografía del mes precedente de algo que ha ocurrido. Quizá acontecimientos sobresalientes, las más de las veces pequeñas cosas apenas percibidas por los que vemos el telediario. Os deseo que encontréis la LLAMADA y os pongáis en camino.