Enero 2019




SOSTENER LA CRUZ

Un monaguillo sostiene una cruz antes de la misa de Nochebuena
en la catedral de Notre Dame de Kinsasa (República Democrática del Congo),
(Baz Ratner, Reuters. 24/12/18)


   Estos días estoy recordando a los compañeros de trabajan en Lubumbasi, varias comunidades, parroquias, seminarios y colegios. Los recuerdo porque hoy (30/12/18) son elecciones generales y el país se detiene ¿qué pasará?.

   Llegan noticias de que todo está normal a la espera de los resultados. Además rebeldes ugandeses han atacado un pueblo en Congo con el resultado de muertos y heridos. Por no hablar de los que mueren por Ébola al noroeste del país, una zona tan alejada de la capital al sur, que casi no se sabe bien qué está pasando.

   En medio de las dificultades y convulsiones de un país, la Nochebuena se ha celebrado con dignidad y alegría. Ahí está la cruz que va delante en la pequeña procesión de entrada para celebrar la Nochebuena. Siempre guiando (recuerdo cuando monaguillo que en la sacristía había una cruz para las procesiones que se llamaba así: Cruz de guía). Ahí está y estará en las manos de alguno de nosotros cristianos que nunca damos por perdido nada que se refiera a la concordia, la dignidad, el entendimiento y la colaboración entre todos.

   Vocación
a sostener la cruz en medio del mundo, a mantener la esperanza del Reino Nuevo de Cristo que trae debajo del brazo el bebé del Belén. Vocación a mantener la esperanza entre los nuestros a pesar de la oscuridad o los fracasos.

Abril
Mayo
Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

De la realidad de lo que nos rodea, vienen las llamadas de Dios.
Son unos estupendos intermediarios porque de pronto me comprometen en una necesidad, pero luego me van transformando en lo mejor de mi mismo y, por fin, se van haciendo trasparentes hasta el punto que descubrimos de donde viene la voz que habíamos escuchado.
Las fotos nos acercan a la realidad y de ahí hay un paso a entender que me llaman a algo más que a mirar y observar la realidad.
      Aquí tenéis
FOTOVOC, la llamada que me viene de la fotografía. Cada mes nos encontraremos con una fotografía del mes precedente de algo que ha ocurrido. Quizá acontecimientos sobresalientes, las más de las veces pequeñas cosas apenas percibidas por los que vemos el telediario. Os deseo que encontréis la LLAMADA y os pongáis en camino.