Mayo 2019




ANIVERSARIO RUANDA

Una mujer sostiene una vela durante una vigilia nocturna
durante los actos de conmemoración del 25º aniversario
del genocidio de Ruanda de 1994, en Kigali.
Más de 800.000 personas fueron asesinadas y 200.000 mujeres
fueron violadas en una tragedia que conmocionó al mundo.
(Yasuyoshi Chiba, AFP. 08/04/2019)


   Genocidios, masacres, guerras civiles… parece que el destino de la humanidad no es la fraternidad sino el genocidio (Exterminio o eliminación sistemática de un grupo humano por motivo de etnia, raza, religión, política o nacionalidad. RAE). Sin duda es la desesperación más profunda de la humanidad. Hechos para la relación se han trucado en depredadores de sí mismos en los iguales.

   Nuestra sociedad sigue en esa dinámica de muerte. Quizá los intentos de guerras civiles se ven acallados porque en muchas naciones no se reparten armas como rosquillas. Además, el bienestar social tiene adormecidos los instintos genocidas. Pero ahí están. Incluso en el caso de pueblos que pareciera han enterrado sus deseos de guerra fratricida, vuelven a brotar los venenos por la locura de dirigentes que creen más en las ideologías (la necesidad de dialéctica-enfrentamiento social) que en las personas.

   ¿Qué son los intentos de suprimir a los inmigrantes de otra raza que viven a la puerta de casa? ¿Qué son los comentarios diarios en los bares que desprestigian a los de otra religión? Creo que tienen su raíz en el corazón humano y ahí están sin resolver, sin curar.


   Vocación a la fraternidad. Vocación a hacer hermanos y no enemigos, cómplices o competidores. ¡Pon un hermano/a en tu vida!

Junio
Julio
Agosto
Septiembre
Octubre
Noviembre
Diciembre

De la realidad de lo que nos rodea, vienen las llamadas de Dios.
Son unos estupendos intermediarios porque de pronto me comprometen en una necesidad, pero luego me van transformando en lo mejor de mi mismo y, por fin, se van haciendo trasparentes hasta el punto que descubrimos de donde viene la voz que habíamos escuchado.
Las fotos nos acercan a la realidad y de ahí hay un paso a entender que me llaman a algo más que a mirar y observar la realidad.
      Aquí tenéis
FOTOVOC, la llamada que me viene de la fotografía. Cada mes nos encontraremos con una fotografía del mes precedente de algo que ha ocurrido. Quizá acontecimientos sobresalientes, las más de las veces pequeñas cosas apenas percibidas por los que vemos el telediario. Os deseo que encontréis la LLAMADA y os pongáis en camino.