2019: UN AÑO DEDICADO A SAN JOSÉ

   Quizá porque 2019 me haya sonado al 19 de marzo, fiesta de san José. Quizá sobre todo, porque estaba en la recámara para expresarlo un año de estos. El caso es que nos cae muy bien poner la oración por las vocaciones en internet bajo la protección de san José. Ya veréis por qué.

   Creo que fue el desarrollo de la espiritualidad cristiana que allá por el siglo XVI hizo que santa Teresa de Jesús tomara la protección de san José para la invención de aquellos palomarcicos que eran los nuevos conventos de las Carmelitas Descalzas en la reforma de la orden del Carmelo que emprendió junto a san Juan de la Cruz. Pero hubo algo mucho más impactante y anterior: la curación de la Santa de aquella terrible enfermedad (a los 23 años) Copio un texto del portalcarmelitano.org sobre santa Teresa y san José.

Tras el regreso de Becedas, donde la famosa curandera la había reducido al total agotamiento físico, sobreviene -ya en Avila- el terrible paroxismo del 15 de agosto (Vida, 5,9); siguen varios días en coma profundo; "más de ocho meses" totalmente tullida, "solos los huesos tenía" (ib 6,2); y "casi tres años" de recuperación lenta en la enfermería, de suerte que "cuando comencé a andar a gatas, alababa a Dios" (ib). Fue entonces cuando apeló a san José. Y Teresa quedó convencida de que al Santo se debió su total curación.

   Pero no sólo la santa atribuye a san José la buena salud encontrada. Años después a los 39 años, también atribuye a la Virgen y a san José la gracia de su conversión. Y ya en época posterior sobre los 45 años cuando santa Teresa está metida en mística y compromiso eclesial, san José entra de lleno en su misma espiritualidad mística. El siguiente texto lo atestigua:

Es cosa que espanta las grandes mercedes que me ha hecho Dios por medio de este bienaventurado Santo. De los peligros que me ha librado, así de cuerpo como de alma. Que a otros santos parece les dio el Señor gracia para socorrer en una necesidad; de este glorioso Santo tengo experiencia que socorre en todas; y que quiere el Señor darnos a entender que así como le fue sujeto en la tierra..., así en el Cielo hace cuanto le pide...

Procuraba yo hacer su fiesta con toda la solemnidad que podía, más llena de vanidad que de espíritu... Querría yo persuadir a todos fuesen devotos de este glorioso Santo por la gran experiencia que tengo de los bienes que alcanza de Dios. No he conocido persona que de veras le sea devota y haga particulares servicios, que no la vea más aprovechada en la virtud... Paréceme ha algunos años, que cada año en su día le pido una cosa, y siempre la veo cumplida. Y si va algo torcida la petición, él la endereza, para más bien mío.

Sólo pido, por amor de Dios, que lo pruebe quien no me creyere, y verá por experiencia el gran bien que es encomendarse a este glorioso Patriarca y tenerle devoción. En especial personas de oración siempre le habían de ser muy aficionadas ...

Quien no hallare Maestro que le enseñe oración, tome este glorioso Santo por maestro y no errará el camino. Plegue al Señor que no haya yo errado en atreverme a hablar de él, porque, aunque publico serle devota, en los servicios y en imitarle siempre he fallado".

   La devoción a san José de la gran Santa de Ávila, se fue extendiendo en aquellos siglos, pero habrá otra eclosión de devoción filial y confiada en el siglo XIX. Cito algunas congregaciones religiosas bajo el título de san José:

  • -  Hermanas de san José de Cluny, Francia (1807)

  • -  Hermanas Josefinas, México (1872)

  • -  Siervas de san José, España (1874)

    - Religiosas de san José de Gerona, España (1879)

    - Hermanas Josefinas Trinitarias, España (1886)

    - Hermanas Josefinas de la Caridad, España (1897)

   Un caso muy especial de devoción a san José fue el del Beato Manuel Domingo y Sol, fundador de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos. Le tocó reformar la formación sacerdotal sin él saberlo. Él crea el colegio vocacional, el primero de ellos en Tortosa en 1863. Era un colegio en el que formaba a aquellos jóvenes que estudiaban en el seminario pero era pobres y no tenían donde vivir. Al poco tiempo los obispos le encomendaron los seminarios de casi todas las diócesis de España. Los Colegios que él fundó todos se llamaron colegio de san José, por lo que hasta más allá de mitad del siglo XX a los Operarios se les conocía como Josefinos.

   Cuando decide poner en marcha aquel colegio vocacional el Beato Manuel Domingo y Sol piensa en varios nombres para título y patrocinio. Con ellos consulta a su Obispo sobre cuál debía ser el elegido y Mons. Benito Villamitjana, le indica que deberá llamarse de san José.

Y bajo su sombra se puso esta casa matriz y bajo su mando hemos colocado los otros colegios y en los pliegues de él se han escondido los hijos de la vocación, y bajo su sombra y protección pusimos al único colegio y casa española de estudios en Roma, y nuestra esperanza no ha sido defraudada (Escritos III, 1).

   Una vez hecha esta presentación de los motivos os doy a conocer las novedades sobre la plantilla de oración que conocéis de estos años. He seguido la secuencia cronológica de los evangelios que nos dan de san José y de la tradición cristiana.

    Enero: De la estirpe de David
    Febrero: Carpintero de Nazaret
    Marzo: Esposo de María
    Abril: La Anunciación a María
    Mayo: El sueño de san José
    Junio: San José y las profecías de Simeón
    Julio: Los magos de Oriente
    Agosto: Muerte de los inocentes
    Septiembre: Inmigrantes en Egipto
    Octubre: Adolescencia de Jesús
    Noviembre: Muerte de san José
    Diciembre: Sagrada Familia

   Además cada mes os ofreceré una pintura sobre el hecho de la vida de san José que tendremos en cuenta en la oración.

   Por último, tenéis los apartados de estos años: LA POSTAL en la página de inicio; la ORACIÓN VOCACIONAL; el HUMOR; MOSÉN SOL AL HABLA, sobre SAN JOSÉ; LLAMADA de la Pintura; VÍDEOS DEL PAPA; los POEMAS; y FOTOVOC.

   Unidos este año en la oración vocacional bajo la protección de san José.

     Un abrazo,